jueves, 28 de julio de 2016

REFLEXIÓN SOBRE NEOROCIENCIA Y MÉTODOS EDUCATIVOS

Hyatt, a partir de un estudio exhaustivo sobre el Brain Gym:
"Las prisas de ciertos educadores para aportar a los niños oportunidades de aprendizaje «basadas en la neurociencia» se apoyan en información selectiva, extremadamente simplificada, o incorrectamente interpretada […]. En esencia, la ciencia del cerebro nos da información sobre las neuronas y las sinapsis, pero no ha facilitado información que pueda guiar métodos educativos de una forma que tenga sentido."

sábado, 23 de julio de 2016

EL MÉTODO CIENTÍFICO, PERRAS

Porque funciona y también lo queremos aplicado al campo de la Educación. Señoras y señores, con ustedes Richard Dawkins.

viernes, 6 de mayo de 2016

OMG! PODER CANIJO

Muchas veces parece, a lo largo de la historia, que viviendo como siempre lo hacemos irremediablemente en el presente, nuestro escepticismo se imponga sobre futuros llenos de negros nubarrones y malos augurios por parte de algunos agoreros dispuestos siempre a magnificar desajustes, problemas y demás "fallos de sistema" inherentes a cualquier aspecto de la vida humana. Dicho de otra manera más llana, cuando alguien nos advierte de lo mal que nos va a ir en ese u otro aspecto de continuar en una dirección trazada que en aquel momento no nos proporciona ningún dolor de cabeza, lo despachamos rápidamente y lo etiquetamos de aguafiestas. No hay duda que demasiados agoreros apocalípticos han hecho mucho daño a la verosimilitud de muchas de estas afirmaciones sobre futuros inmediatos. Pero hay momentos en la historia en que ese futuro se hace realidad: La burbuja inmobiliaria en nuestro país, con la consiguiente crisis, es un ejemplo cercano en experiencia y en el tiempo de lo que hablamos.


En educación, y desde este y otros espacios web, los augurios no son nunca todo lo positivos que quisiéramos y si bien en este blog huimos del catastrofismo que impregna muchas de las opiniones sobre educación, vengan de donde vengan, no es menos cierto que el término "innovación" ya hace tiempo que merece parte de nuestra atención, pues en nombre de tan bella palabra (con todo lo positivo que ella implica en términos de investigación, evolución y adaptación sea en el ámbito que sea) se vienen cometiendo auténticos disparates en la escuela de los que humildemente pretendemos dar testimonio, argumentando y ciñéndonos a lo que la ciencia dice en dichas cuestiones, como por ejemplo los estilos de aprendizaje.

Si pretendemos desmontar la pseudociencia que se halla en esas pretendidas innovaciones (que en muchos casos no son tal, pues tienen más años que Matusalén) es porque creemos en el valor de la investigación científica como motor del progreso en nuestra sociedad. Y la ciencia y su método es la mejor herramienta con la que contamos para intentar explicar la realidad (posmodernos abstenerse). Como tal, la ciencia no se casa con nadie, no intenta consolar ni dar pábulo a unas ideologías u otras (aunque muchas veces se apele a ella para hacerlo). Simplemente intenta decirnos que funciona y qué no y cómo lo hace. En términos muy básicos, y poniendo un ejemplo manido pero que siempre nos ha gustado, puedes no creer en la ley de la gravedad que la ciencia hace tanto tiempo que nos ha explicado, pero esa falta de creencia no hará que en caso de que saltes por la ventana de un cuarto piso la gravedad no te afecte. Y así con muchas más cosas. Desde nuestro querido blog del Efecto Mcguffin (que tenemos abandonado por intentar trabajar en este) hemos traducido decenas de artículos que tratan de este y otros temas, muchas veces ligados a la medicina y otras a lo mal llamado "paranormal". 

Pero entremos en materia recuperando el hilo de lo dicho al principio de este artículo. Apelando al Sr. Murphy, si algo va mal irá a peor. Y hasta aquí hemos llegado en cuanto a innovación y el descrédito que ha sufrido este término cuando de educación se trata. Fíjense en el show que nos ha montado TVE (sí, esa que pagamos entre todos) y Telefónica (sí, esa que en su momento pagamos entre todos, antes de privatizarla y dejarla en manos de los amiguetes del gobierno de turno):


Casting de profesores innovadores

Fundación Telefónica y TVE viajan por toda España en busca de los profes más innovadores para participar en el nuevo programa de televisión 'Poder Canijo'.



¿Eres un apasionado por la enseñanza? ¿Buscas siempre la manera de innovar para  mejorar el aprendizaje de tus alumnos? ¿Tus clases son la antítesis del aburrimiento?
¿Eres el profesor más creativo en primaria o secundaria? Entonces, ¡inscríbete!

TVE y Fundación Telefónica buscan a los docentes más innovadores de España que formarán parte de 'Poder Canijo', el nuevo programa que emitirá la cadena pública en las próximas fechas, producido por DLO Producciones, con el fin de reconocer el talento de los docentes y su contribución a la transformación del mundo educativo.
Podrán presentarse al programa docentes en activo, tanto de Primaria o Secundaria, de toda España que tendrán que superar un casting abierto presentando su candidatura en 'http://www.fundaciontelefonica.com/educacion_innovacion/programa-tve/', según informa RTVE.
Aparte de sus datos de contacto, los candidatos deberán explicar cómo trabajan habitualmente en sus aulas: su manera original de explicar Matemáticas, Física o Música, el proyecto con el que consiguen que sus alumnos conozcan mejor las problemáticas sociales, adquieran afición por la Historia o la Literatura, o el uso de las tecnologías para optimizar el aprendizaje de idiomas.

Aquí lo tenemos, ya llegó: la innovación educativa como puro show de televisión, como concurso donde dar rienda suelta a la originalidad de cada profesor. Una Operación Triunfo para maestros. Si nos lo dicen hace unos años, hubiésemos dicho que esto era imposible y que era sin lugar a dudas una exageración. No es que estemos harto de los publi-reportajes que desde hace años algunas escuelas privadas y movimientos educativos ligados a estas escuelas de cientos de euros mensuales por matrícula hagan en medios como El Mundo, El Periódico o El País, con el cinismo que supone hablar del supuesto éxito educativo de su metodología, con la criba previa en la elección del alumnado que se hace en todos ellos. No es que cada uno de estos publi-reportajes lleven de propina cierta carga de fondo donde se ataca a la escuela pública por no ser tan guay ni saber reciclarse como sí lo hacen estos portentos de la educación sibarita. No es que estemos hartos de hablar de los intereses de todo tipo que cada nueva innovación educativa milagrosa, salvadora y definitiva, supone para las editoriales, empresas o grupos de presión que se involucran con ellas. No es que esto ya hace tiempo que se ha convertido en un circo en el que la verdadera innovación, la que debe apoyarse desde la investigación y los datos, prácticamente no existe. El problema es que el continente es el rey y el contenido un estorbo. El espectáculo es el protagonista y lo que conseguimos con todo este boato educativo, una nimiedad en cuanto a importancia. Lo racional ha dado paso a lo emocional sin que lo primero pueda hacer de contrapunto (necesario) a tantos brindis al sol (véase el tema del Brain Gym, por ejemplo). 

No, no vamos a caer en el error de llamar al Apocalipsis. Pero quizás vaya siendo hora de plantarnos ante tanta estulticia y no hacer seguidismo de tanta inanidad disfrazada de espectáculo para el solaz de egocéntricos (que haberlos haylos en esta profesión: ¿serán parte del jurado televisivo de este esperpento?) y empresas cuyas razones no están ni mucho menos por la mejora del sistema educativo de este país, aunque así lo digan.

viernes, 15 de abril de 2016

EL MITO DE LOS ESTILOS DE APRENDIZAJE

La psicóloga cognitiva Ani Aharonian escribe este interesante artículo en la web skeptic.com sobre los estilos de aprendizaje. Esta conocida teoría, que tan buena acogida ha tenido por parte de la pedagogía, tiene poco fundamento y a lo largo del blog y en próximos meses iremos poniendo el foco en ella dando voz a diversos expertos en la materia. Este artículo, para ir abriendo boca.


Mientras que cierto contenido puede ser beneficioso al ser presentado de una manera particular, no hay evidencia de que el aprendizaje se vea reforzado al cambiar el modo de presentación para que coincida con las preferencias de aprendizaje de los estudiantes.

En cuanto a cómo estudian los estudiantes, es obvio que las personas enfocan el aprendizaje de diferentes maneras. Algunos estudiantes les gusta leer el libro de texto de una tirada, algunos destacan y realizan anotaciones en el libro de texto extensamente, algunos escriben y reescriben sus notas, otros graban y luego se ponen sus lecturas, otros todavía hacen y revisan tarjetas, y así sucesivamente ... Pero ¿qué es lo que reflejan estas diferencias de estrategias de estudio? Hay muchas posibilidades. Pueden reflejar las diversas formas en las que las personas aprendemos, o puede reflejar diferencias en la ética de trabajo o los hábitos aprendidos. Algunos investigadores han malinterpretado estas diferencias y han tenido como preferencia la explicación de que reflejan las diferencias en la forma en que las personas aprenden y los estilos de aprendizaje se han convertido en un enfoque pedagógico popular y extendido.

La afirmación principal o hipótesis asociada con el enfoque de los estilos de aprendizaje es que la adecuación del estilo de enseñanza a los estilos de aprendizaje individuales producirá un aprendizaje superior. Una encuesta de 2012 a educadores en el Reino Unido y Holanda reveló que el 94% cree que los estudiantes se desempeñan mejor cuando reciben instrucción en su estilo de aprendizaje preferido. A los aspirantes a educadores se les enseña que la enseñanza debe adaptarse a los distintos estilos de aprendizaje de los estudiantes. Entre los programas de gestión y negocios también se está propagando cada vez más esta afirmación en el contexto del lugar de trabajo.

Tal vez esta idea ha triunfado porque es atractiva. Es consistente con nuestro deseo de percibirnos a nosotros mismos como individuos, es una propuesta positiva y optimista que cada persona tenga un potencial equivalente para aprender si la instrucción se puede adaptar a su estilo de aprendizaje individual, y también coloca la responsabilidad del rendimiento de los estudiantes (o la falta de él) a los profesores y al sistema educativo en lugar de los estudiantes.

¿Qué pruebas hay de que este enfoque, que ya cuenta con unas pocas décadas detrás, afecte a los resultados del aprendizaje? Casi ninguna.

Antes de que el estilo de instrucción pueda adaptarse a los estilos de aprendizaje individuales de los estudiantes, se debe evaluar el estilo de aprendizaje de cada estudiante. No son pocos los instrumentos comerciales y no comerciales que se han desarrollado para la evaluación y hay casi tantos modelos diferentes de teorías sobre los estilos de aprendizaje como instrumentos de evaluación. Uno de los más populares es el modelo "VAK" que propone que hay tres tipos de estudiantes: los estudiantes visuales que aprenden mejor leyendo y viendo, los estudiantes auditivos que sobresalen por escuchar y hablar, y los cinestésicos cuyo rendimiento óptimo se consigue tocando y sintiendo. La teoría del aprendizaje Kolb divide a los alumnos en cuatro tipos: acomodadores, divergentes, convergentes, y asimiladores. El modelo de Honey-Mumford clasifica a los estudiantes como activos, reflexivos, teóricos o pragmáticos. A los aprendices en el modelo de Herrmann Brain Dominance se les clasifica como teóricos, organizadores, innovadores o humanitarios. Incluso los modelos e instrumentos desarrollados para fines completamente diferentes (cada uno con sus propios problemas), tales como la teoría de las inteligencias múltiples y la tipografía Myers-Briggs se han adaptado para tal propósito. Cualquiera que haya hecho estos tests (y a los lectores que no lo hayan hecho se les anima a hacer una búsqueda en Internet para una prueba de estilos de aprendizaje) puede haber experimentado cierta frustración al tratar de responder algunos ítems porque a veces "depende". Además de que a menudo la inclusión de ítems de preguntas no tiene en cuenta el contexto, toda la idea de que una persona tiene un estilo individual de aprendizaje falla al ignorar la posibilidad de que la estrategia de aprendizaje óptima pueda depender del material que hay que aprender. Por ejemplo, el desacertado tweet a continuación es un ejemplo de una estrategia muy pobre para el aprendizaje de vocabulario para todos los estudiantes.
Pretencioso: hecho para mostrarse, esforzándose para causar una gran impresión.

Una búsqueda de la literatura sobre los estilos de aprendizaje revela miles de artículos de revistas, libros, presentaciones en congresos, artículos de revistas, sitios web, y así sucesivamente. El volumen total de la literatura puede sugerir que la hipótesis en el corazón de la teoría, que es que la adecuación del estilo de enseñanza al estilo de aprendizaje de los alumnos conduce a la mejora del aprendizaje, ha sido bien estudiada, pero eso es incorrecto. Los estudiosos que han hecho inventario de esta literatura han observado que la gran mayoría de ella es teórica y de carácter descriptivo y no empírico y no tiende a aparecer en revistas revisadas por pares. Peor aún, muy pocos de los estudios empíricos eran metodológicamente sólidos y tenían un grupo de control asignado al azar. Los pocos estudios restantes, incluyendo el más reciente, no son compatibles con la hipótesis de los estilos de aprendizaje.

En el mejor de los casos, los instrumentos que supuestamente miden estilos de aprendizaje realmente sólo miden el estudio de las preferencias. Aún más, un creciente cuerpo de investigación psicológica sobre la metacognición demuestra que nuestras creencias acerca de cómo procesamos la información y la manera de aprender en realidad pueden estar bastante equivocadas, con gente prediciendo un rendimiento superior con métodos de instrucción que finalmente producen resultados inferiores. Por lo tanto, las mejoras en el rendimiento medidas objetivamente, en lugar de la percepción subjetiva de la eficacia, son ideales.

Un enfoque basado en la evidencia es necesario para evitar los gastos innecesarios en las intervenciones educativas ineficaces. La teoría de los estilos de aprendizaje, a pesar de su continua popularidad, ha fallado en producir suficientes pruebas como para ser una valiosa herramienta educativa. Al centrarse en los puntos fuertes de los estudiantes este enfoque pierde una importante oportunidad de animar a los estudiantes a trabajar también en el desarrollo de sus debilidades. El enfoque de los estilos de aprendizaje también proporciona una excusa para los malos resultados, en detrimento de los estudiantes que no reconocerán la necesidad de realizar cambios o buscar ayuda.

jueves, 14 de abril de 2016

DE INFANTILISMOS Y REACCIONARIOS


Lean esta magnífica opinión de José Mújica (ex-presidente de Uruguay):


 "Lo reaccionario es la patología de lo conservador. Es ir para atrás y de una forma dogmática y cerrada. La patología de la izquierda es el infantilismo. Es la confusión permanente de la ilusión con la realidad"

Y nosotros no podemos más que coincidir con esta reflexión y, llevándola a nuestro terreno, pensar en la Educación y los enfoques nocivos que, desde un pensamiento u otro, quieren hacer pasar como hechos contrastados lo que no es más que ideología y sólo ideología. 

jueves, 31 de marzo de 2016

UNA REFLEXIÓN DESDE LA NEUROCIENCIA

Una muy interesante entrevista al neurocientífico y neurólogo Mariano Sigman en "El confidencial", enfoca durante unos momentos el tema en los avances que la neurociencia puede aportar a la educación. EstA es su respuesta. Para reflexionar.

Mariano Sigman

PREGUNTA: La neurociencia aplicada a la educación ha sido uno de sus grandes temas de estudio. ¿En qué podría ayudar a mejorar nuestros sistemas educativos? Como dices en el libro, la escuela es quizás el experimento colectivo más vasto de la historia de la humanidad y llevamos mucho tiempo conociendo muchas cosas sobre el aprendizaje. Pese a esto, el método pedagógico sigue siendo prácticamente igual que hace dos siglos, y los pocos cambios que hay son casi siempre más ideológicos o políticos que científicos.

RESPUESTA: Eso último es lo más grave de todo. Yo me siento una persona en general progresista, innovadora, emprendedora, no soy alguien conservador en la vida, de ninguna manera, y sin embargo entiendo que distintos dominios deben tener distinto grado de innovación. Y la escuela para mí tiene que ser más conservadora que otros dominios. Si bien yo te dije que la escuela ha avanzado menos que otros dominios, hay una buena razón para que así sea, y es que es un ámbito en el que hay que experimentar con mucho cuidado, pues si alguien hace algo y lo hace mal… 

Los cambios en la educación deberían ser menos ideológicos y menos “a mí me parece que”. Imagínate que tienes que construir un puente, no dices “a mí me parece que debía ser así”; tienes que hacer un cálculo y utilizar la historia de 500 personas que han construido puentes. La educación hay que cambiarla sin basarse en ideas de iluminados que creen que tienen una teoría mejor que las anteriores, sino utilizando el conocimiento acumulado, la observación de los datos, aprendiendo de los errores históricos que hemos cometido, introduciendo novedades y probándolas de forma dosificada… Ese es el camino de la ciencia, del conocimiento, que ha sido tan efectivo en muchos dominios, pero ha sido mucho más reticente de ser aplicado en la educación.

Muchas veces hay ideas en el aprendizaje que son muy seductoras porque uno querría que fuesen así. Pero no funcionan. Y eso es algo interesante cuando uno estudia el pensamiento humano. Uno no tiene una idea de cómo quiere que sean las rocas, son como son, más o menos duras, pero con el ser humano, al estudiarlo, uno encuentra cosas que no son como querría que fuesen. A veces somos más egoístas de lo que queremos ser, a veces somos más racistas de lo que queremos ser, a veces somos menos flexibles de lo que queremos ser… En ocasiones, como científico, uno es portador de malas noticias y cuenta cosas sobre lo que somos que no siempre son lo que el receptor querría escuchar. Esto para mí es tremendamente importante en el ámbito educativo.

Te pongo un ejemplo sobre cómo aprender a leer. Podemos discutir sobre nuestras ideas o podemos observar la evidencia acumulada. Cuando observas esta, ves que, entre los dos métodos canónicos, aquel en el que se aprenden primero las letras y luego a componerlas es en general y por mayoría abrumadora mucho más efectivo que el método contrario, que es aprender las palabras enteras y asociarlas a imágenes y descifrarlas. Pero ese segundo método, que es mucho menos efectivo, se llama método holístico, y como la palabra holístico 'marketinea' muy bien, a la gente le gusta que su hijo aprenda con ese método. Tiene mucha prensa no porque sea bueno, sino porque resulta atractivo. Esto no es un chiste. Toda una generación de gente puso a sus niños a aprender con un método que funcionaba mucho peor. El costo de equivocarse en educación es muy alto.

Es importante decir una cosa. Hay que entender que la neurociencia no puede responder ni mucho menos todos los problemas de la escuela. La educación tiene problemas sociales, gremiales, de los maestros, que nada tienen que ver con la neurociencia y son fundamentales. No pienso que seamos un grupo de gurús que vengan a resolver la educación, lo que sí pienso es que nosotros mismos como neurocientíficos tenemos que preguntarnos qué hemos hecho y en qué podemos ayudar. Si como comunidad no no nos preguntamos si toda nuestra investigación sirve o no sirve para mejorar en algo el colegio, es que nos estamos equivocando.


miércoles, 20 de enero de 2016

WALDORF, STEINER Y EDUCACIÓN: ESCUELAS RARAS Y (NO TAN) MARAVILLOSAS

Andy Lewis ha desarrollado el sitio web Quackometer.net con el fin de explorar las reclamaciones pseudo-médicas de sitios web de medicina alternativa y su impacto en la sociedad. También desde su web hizo un extenso artículo (que esperamos ofreceros algún día aquí en el blog) denunciando el funcionamiento y filosofía que hay detrás de las llamadas "escuelas Waldorf". Detrás de su aparente buen rollo y enfoque libre, subyacen en esas escuelas métodos e ideas que como mínimo merecen el adjetivo de "inquietantes". Desde la página de CSI (Centro de Investigación Escéptica) Kylie Sturgess realiza esta pequeña entrevista a Lewis con motivo de su estudio sobre escuela y pseudociencia.



Kylie Sturgess: ¿Quién fue Steiner y por qué debemos preocuparnos por la antroposofía?

Andy Lewis: Rudolph Steiner vivió hace unos 100 años; era un austriaco que se hacía llamar a sí mismo filósofo. Realmente era un místico. Se dedicó a tratar de combinar sus puntos de vista sobre la ciencia con sus puntos de vista sobre el espiritismo, si se quiere. Creía que podría extender la ciencia mediante la experimentación directa del mundo espiritual. Y se le ocurrió algo que se llama ciencia espiritual, que se convirtió en lo que hoy conocemos como antroposofía.

¿Por qué deberíamos estar preocupados? Buena pregunta. Hasta hace muy poco, no me preocupaba en absoluto. Pero entonces, me di cuenta que las personas que siguen sus creencias y enseñanzas parecían estar apareciendo por todas partes. Y para mí no estaba claro cómo se puede realmente reconocer hasta donde llega su influencia. Cuando les investigué un poco, resultó que hay una tradición muy esotérica en los Steineristas que mantienen para sí mismos, la forma en que se presentan ante el mundo es muy diferente de las creencias que ellos tienen.

Pienso que ellos creen, como un montón de estas organizaciones, que realmente no se pueden entender completamente esas creencias hasta que se ha realizado una andadura. Es por eso que sus creencias no las revelan a nadie inmediatamente. Así que, cuando se quiere hablar de cosas como las escuelas Steiner o Waldorf, a los padres en realidad no se les dice en qué se están metiendo.

Eso me alarmó mucho, porque yo llegué a través de padres de la web que pensaban que las escuelas Steiner o Waldorf  eran progresistas y estaban centradas en los niños y todas esas cosas que suenan tan bien. Pero entonces, ahondaron un poco más, porque habían cosas un poco extrañas, y se sintieron como si se tratara de un culto.

Creo que lo que es preocupante de Steiner, y diferente de algunos de estos otros métodos de enseñanza más progresistas, es la naturaleza esotérica. Pero en realidad no es revelada a los maestros y no creo que ellos realmente la entiendan. Tampoco es revelada a los padres, sobre todo, cuando inscriben a sus hijos.

Así que, sí, es posible compararlo con la Cienciología, supongo, porque esa es otra tradición esotérica donde, cuanto más dinero pagues más averiguarás sobre ella. Creo que hay algunas comparaciones interesantes ahí.

Kylie: Ahora, los dos somos ciudadanos que podrían no enviar a sus hijos a una escuela Waldorf. Yo podría optar por no dar clases en una. ¿Por qué no vivir y dejar vivir? ¿Por qué no decir: "Está bien, así son ellos. Así son las cosas"?

Andy: Creo que podría estar de acuerdo contigo en eso. Y ha habido escuelas Steiner en el Reino Unido; aquí las llamamos escuelas Steiner, y pensamos en las escuelas Waldorf en Estados Unidos. En Australia, son lo mismo. Ha habido una docena o más de escuelas Steiner en el Reino Unido, y la gente no sabe mucho acerca de ellas, saben un poquito, que están consideradas un poco como las escuelas Montessori, que son un poco peculiares y están llenas de hippies, etc.

Sin embargo, recientemente, cerca de mí, a unas diez millas de distancia, un grupo de gente hizo una solicitud para establecer una nueva escuela Steiner bajo una iniciativa del gobierno que, básicamente, está dispuesto a dar mucho dinero a cualquier persona que quiera crear una escuela y pueda entregar la documentación apropiada.

En el Reino Unido se llama la "iniciativa de escuelas libres" -así que básicamente se trata de eliminar el control de las escuelas respecto a las autoridades locales y dejarla en las manos de quien la quiera realmente.

Kylie: Oh, vaya.

Andy: Sí, exactamente. Por lo tanto, todo muy bien, pero ¿quién está recibiendo este dinero? Esto parece que es básicamente una nacionalización de una escuela Steiner privada donde los niños educados en privada ahora están consiguiendo dinero de los contribuyentes. Y tal vez algunos niños sean atraídos hasta allí, pero si vas a su página web realmente nunca se entiende de qué van. No vas a entender que la educación se basa en esencia en una visión de la reencarnación, lo cual es bastante extraño y realmente bastante racista. Steiner creía que tenemos espíritus dentro de nosotros que se reencarnan en nuevos cuerpos cuando morimos. Y el papel del profesor no es enseñar, sino más bien el de servir como partera espiritual para encarnar estos espíritus en los niños.

Así que es posible que haya oído hablar, por ejemplo, cómo en las Escuelas Waldorf retrasan el aprendizaje de la lectura. Ellos piensan que es mejor para los niños que no lean. Bueno, la razón de ello es que Steiner creía que los niños que aprenden cosas y que leen interfieren con la encarnación de su espíritu y que no deberían empezar a aprender cosas y aprender a leer, en particular, hasta que aparezcan los dientes definitivos, que era una especie de hito espiritual en el desarrollo del niño.

Así que lo que es alarmante es que a los padres no se les dice esto. Se les dice que es una forma progresiva de aprendizaje, etc. Lo que los maestros están haciendo en realidad es detener el aprendizaje de los niños hasta que se alcancen estos hitos arbitrarios. Eso es una cosa preocupante, no dicen las verdaderas razones por las que las escuelas Steiner hacen estas cosas.

Otra gran cosa es la carga de racismo que encontramos en las creencias de Steiner. Porque él creía que la más alta espiritualidad que el espíritu podía asumir era la que se encuentra en el cuerpo de un germánico o un nórdico blanco europeo. Eran vistos como los más avanzados espiritualmente. Y que los indios, los negros y los judíos eran menos avanzados, y el papel de los profesores no era entonces el de prepararlos para la próxima encarnación, sino para que pudieran tener más suerte la próxima vez, lo cual es aberrante, una creencia aberrante.

Otra cosa que las escuelas Steiner hacen es que atribuyen temperamentos a los niños. Te otorgan un temperamento como "optimista" o algo así, y te tratan diferente de acuerdo a eso. Los profesores otorgan estas etiquetas a los niños observando las características físicas como el tamaño de la cabeza y el color de su piel. Y no creen que sea racista porque lo hacen a todos los niños, pero desde el exterior esto es bastante extraño y repugnante.

Kylie: ¿Hay evidencia de dicha segregación cuando se matriculan estudiantes? Es decir, se han quejado los padres, han ido al departamento de educación y han dicho: "¿Cómo es que mi hijo no puede ir a esta escuela privada? Tenemos el dinero, se ve muy bien, y sus amigos van allí ... " ¿se ha quejado la gente?

Andy: Sí, vemos a padres en la web que son miembros de grupos de supervivientes Waldorf que se quejan de este tipo de cosas. Y en realidad, es uno de los pocos lugares donde se puede obtener alguna idea de lo que pasa, porque tienen una tradición esotérica y son muy cerrados respecto a lo que hacen. Es muy difícil obtener información concreta sobre lo que sucede.

El hecho preocupante es que estas ideas no son denunciadas de manera abierta y que no hay una especie de nueva forma de la antroposofía o una forma evolucionada de Steiner a la que se pueda ir y ver cómo las ideas han cambiado en los últimos 100 años. Por lo que podemos decir, se trata de una religión (o una criptoreligion si se prefiere) y Steiner tuvo estas revelaciones a través de sus visiones clarividentes y sus creyentes lo siguieron. Y no veo ninguna evidencia de que haya habido ninguna evolución que les haya alejado respecto a esas primeras ideas racistas austríacas de principios de 1920.

Kylie: ¿Por qué crees que la gente no está hablando de manera oficial? Es decir, sus estudiantes cuando se gradúan ¿salen en buena posición en las clasificaciones? ¿Están entrando en buenas universidades?

Andy: Bueno, esa es una muy buena pregunta. Hasta ahora en el Reino Unido estas han sido escuelas privadas, por lo que la gente que va a ellas suelen ser personas bastante ricas de clase media, tal vez con algunas ideas hippies o lo que sea. Así que, por supuesto, usted se encontrará con anécdotas acerca de niños que lo han hecho muy bien y han ido a Oxford o Cambridge o sitios así. Ya sabes, incluso se nos dice que estudiaron ciencia, por supuesto.

Pero por supuesto eso no quiere decir que si mi hijo o el hijo de mi vecino van  allí, eso será bueno para ellos. Los datos no parecen decir eso. Yo estaría muy sorprendido si un sistema educativo basado en la creencia en la astrología o la clarividencia fuese mejor que el sistema educativo convencional. Sería increíble, la verdad. Así que es difícil saber cuál será el impacto. Creo que nuestro gobierno está básicamente sentado sobre una bomba de tiempo.

Obtendrás los primeros adeptos con facilidad porque han oído una cosa maravillosa sobre la educación Steiner. Pero en unos pocos años, las historias que comenzarán a oírse serán acerca de niños que no son capaces de leer, a los que se les retrasó, no progresando con respecto a sus pares en los mismos pueblos y así sucesivamente, y harán preguntas. Creo que el gobierno va a encontrarse con un montón de problemas en tal vez tres, cuatro, cinco años, cuando los niños empiecen a mostrar dificultades.

Para mí, creo que la mayor preocupación es que los padres se están involucrando en las escuelas y no saben en lo que se están involucrando. Esto tiene que ver con el consentimiento informado, y sobre todo cuando las escuelas les inculcan sus puntos de vista - los suyos sobre medicina son tan insensatos, que tienen a homeópatas en las escuelas, ya que Steiner era muy aficionado a la homeopatía.

Además, las escuelas Steiner son focos de niños no vacunados; en el Reino Unido, los brotes de sarampión están ocurriendo alrededor de las escuelas Steiner, tanto es así que el año pasado, cuando las escuelas Steiner celebraron sus Olimpiadas interescolares anuales, estas tuvieron que ser canceladas debido a que las escuelas tenían un brote de sarampión. Para mí esto es increíble, y sin embargo muy predecible; estas ideas de socavar la ciencia y socavar la medicina y poner en riesgo la vida de algunos con esos puntos de vista, creo que ahí es donde los padres deben saber lo que están consiguiendo ellos mismos antes de que se involucren.

Kylie: ¿Hay algunas acciones que deberían tomarse, en tu opinión? Quiero decir, ¿deberíamos estar preguntando a nuestros gobiernos sobre ellos? ¿Deberíamos bajar y buscar en nuestras escuelas Steiner locales ?

Andy: Esa es una buena pregunta. ¿Qué se puede hacer? La sensibilización es la cosa más importante, porque las personas no son conscientes de lo que la filosofía de Steiner significa y su enfoque. Tu entras en la página web de la escuela y sólo verás todas esas palabras adorables como "nos centramos en el niño" y "somos progresistas". Y todas estas cosas con las que la gente dice "Oh, eso es precioso. No nos obsesionamos con los exámenes, las calificaciones o cosas de esas; van a tratar a mi hijo individualmente ".

Y sí, por supuesto que tratan a los niños como individuos. Pero les enseñan de acuerdo a su sistema. Tenemos que crear conciencia, hacer preguntas, y llevarlo a la luz pública. Y sería sorprendente si no encontráramos montones y montones de problemas... porque ¿qué es una escuela Steiner sino una manera de enseñar de acuerdo con la filosofía de Rudolf Steiner?

ARTÍCULO ORIGINAL EN INGLÉS:
http://www.csicop.org/specialarticles/show/waldorf_steiner_and_education/